Reunificación de deudas. Lo que hay que saber 1


Si hace memoria, seguro que hace poco ha escuchado el concepto ‘reunificación de deudas’. Anuncios en la televisión, en los periódicos, en la radio, publicidad en sus domicilios…

Hoy recuperamos un artículo de Expansión para saber qué es la reunificación de deudas y qué debemos tener presente si la queremos solicitar.

La reunificación de deudas une en un préstamo varias deudas de una persona (hipoteca, coche, préstamos personales…) para reducir la cuota mensual. Como bien explican en Expansión, para poder llevarla a cabo es imprescindible que una de las deudas pendientes sea una hipoteca.

Documentación básica

Existen algunas empresas que sólo piden, de entrada, el DNI y la escritura de vuestra vivienda, pero, generalmente, la documentación solicitada por las empresas de reunificación de deuda variará en función de la empresa elegida y del régimen laboral. Normalmente será:

Asalariados: contrato de trabajo, tres últimas nóminas y declaración de la Renta o IRPF año anterior
Autónomos: declaración de la renta de los dos últimos años, IVA año anterior y trimestres año en curso y los tres últimos recibos de autónomos.
Pensionistas: certificado Seguridad Social justificando ingresos y declaración de la renta del último año (si la hacen).

En todos los casos, es decir, sea cual sea el régimen laboral se solicita:

– DNI de todos los titulares de la deuda.
– Últimos recibos pagados de cada uno de los préstamos que tengan (hipotecas, préstamos personales, tarjetas).
– Autos judiciales en caso de embargo, cartas de abogados reclamándoles algún préstamo, cartas de algún fichero de morosidad (si es que existen).
– Escrituras de las propiedades o nota simple del registro.
– Última tasación de la vivienda (si la tienen).

reunificacion-de-deudas

La reunificación de deudas tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El principal punto a favor es que al unir todas las deudas en un crédito solo se tendrá que realizar un pago mensual y además es de menor cantidad. Un solo pago y menos dinero.

Por contra, debemos destacar los inconvenientes de esta operación. Por un lado, el periodo de pago aumenta y por otro, la cantidad final a desembolsar aumenta, no sólo por el aumento de los intereses, sino también porque el reestructurar la deuda tiene unos costes asociados.

Tipos de reunificación

Según expone Expansión, el más común es contratar un nuevo préstamo hipotecario o la ampliación de uno ya existente. En este caso, la reducción de la cuota mensual que se consigue suele ser significativa, ya que se puede alargar el plazo de devolución hasta 30 ó 35 años y, además, los intereses hipotecarios son más bajos que en los préstamos personales.

Asimismo, se puede contratar un préstamo sin garantía hipotecaria para llevar a cabo una reunificación de deudas. Como norma general suele ser a un plazo inferior que en el caso de una hipoteca y, por tanto, la disminución de la cuota mensual es menos significativa.

 

En FONKAL INMOBILIARIA asesoramos a nuestros clientes en el proceso de la compra y venta de la vivienda.

MAPA FONKAL


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Una idea sobre “Reunificación de deudas. Lo que hay que saber