La estación de trenes de Jerez, una joya


Una de las más importantes joyas que tiene Jerez es, sin duda, la estación de trenes.

Andalucía quiso estar a la vanguardia de los avances en el transporte y ser la primera región española a la que llegara el ferrocarril. La primera iniciativa para construir una línea férrea en España fue la de Jerez de Frontera-El Portal en 1830, con el objetivo de llevar mercancías al río Guadalete.

Estación1_jerez

(Imagen de la estación de ferrocarril en los años 20. Cedida por José María Orihuela al blog Gente de Jerez)

Según describe la misma empresa Adif, José Díaz Imbrechts (empresario de la provincia) o Marcelino Calero y Portocarrero (político) llegaron a obtener de Fernando VII privilegios para construir caminos de hierro entre Jerez y El Portal, y Jerez y Sanlúcar de Barrameda en los años 1829 y 1830.

ADIF0120319A-003p

Este papel pionero en el desarrollo del ferrocarril, se vio frustrado por problemas financieros, y finalmente fue la línea Mataró-Barcelona la que entró en la historia como el primer ferrocarril español.

Sin embargo, en 1854 Jerez y El Puerto de Santa María quedaron unidos por unos escasos kilómetros de vía. Comenzaba así una idea de progreso con el objetivo de llegar al mar, por lo que años después la línea se extendería a Trocadero, acortando así distancias con el puerto de Cádiz.

La primera estación de Jerez fue provisional. La producción vinícola del jerez no paraba de crecer en la segunda mitad del siglo XIX y era necesario adecuar las infraestructuras al movimiento comercial.

La Compañía de los Ferrocarriles Andaluces, propietaria de la línea, encarga la construcción de la nueva estación al arquitecto León Beau, pionero en la idea de que las edificios debían conjugar su funcionalidad con la adaptación a su entorno urbano.

Esta primera estación permanente de Jerez, de 1877, era un edificio de piedra y ladrillo de 103 metros de longitud y 4 vías de servicio. Su fachada de cinco cuerpos con sus dos extremos y el lateral en doble planta le dieron elegancia y porte.

estación 2

 

Fue en el primer cuarto del siglo XX cuando el regionalismo tuvo su momento de esplendor. La Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 supuso la aparición de un estilo arquitectónico novedoso, que no se quedo sólo en la capital hispalense sino que llegó a Jerez de la mano de Aníbal González, el arquitecto de la Expo del 29.

estación4

La estación de Jerez diseñada por González tiene una fachada de tres pórticos y cinco torres. Dos torres enmarcan la entrada principal, ésta con un pórtico clásico con tres arcos de medio punto, pilas tras pareadas y remate con balaustrada, y sobre él, en el eje central, una torre de mayor altura. Muchos la comparan con la Plaza de España de Sevilla.

En palabras de José Manuel Caballero Bonald (escritor y poeta jerezano, Premio Nacional de las Letras Españolas) recogidas en el libro de Gonzalo Garcival, Aníbal González creó un estilo que “… hizo furor, no sólo en la capital hispalense, sino en su consabida órbita regional de influjos […] toda la zona se lleno de azulejos, rejas floridas y adornos esmaltados que acabaron por ser tradicionales a fuerza de imponer un postizo pintoresquismo arquitectónico”.

estación3

El arquitecto Miguel Ángel Guerrero, la define según otros cánones estéticos y arquitectónicos: “La estación de Jerez es una síntesis formal de la estación, de sus gentes y del aroma de sus vinos. Pero, a pesar de su deje folclórico y de su eclecticismo nacionalista, típico de los años veinte, es un edificio bello y elegante”.

Desde Fonkal Inmobiliaria no podemos sino reivindicar el maravilloso patrimonio de la ciudad, como este céntrico enclave estratégico de Jerez.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*